miércoles, 17 de agosto de 2016

San Félix entre el Recuerdo y el Olvido




Oscar Murillo Hernández 
El Centro de San Félix, la muestra permanente de una gestión sin ideas… Desde el 8 de agosto he estado ausente de la redacción de Correo del Caroní. Me urgía atender otros compromisos profesionales y personales pendientes, como las reparaciones mecánicas y merecidas para el cumplidor Spark, que me lleva y trae con todo y sus achaques; compartir ratos saludables con la familia y disfrutar de algunos lugares sin el ajetreo diario de una crisis social que hunde al país. No es fácil desconectarse en estas circunstancias pero me complace tener más tiempo para contemplar lo extraordinario de lo cotidiano. Este martes, por fortuna, me agarró la tarde en San Félix y la curiosidad pudo más que esa asocial sensación de temor al robo o atraco. Disfruté de un regalo único. Suelen escucharse testimonios de atardeceres memoriales en distintas partes del mundo. Creo que los atardeceres en San Félix, vistos desde el deslucido Malecón, el que sólo existe en las letras blancas de una valla, son una majestuosidad. (Los del cerro El Gallo merecen atención aparte). El contraste a este mural natural no puede ser más trágico: calles sombrías y vacías en el centro de San Félix; un río Orinoco lleno de amargura por la ausencia de visitantes y enamorados recorriendo su orilla; una concha cústica llorando de soledad en medio de perros hambrientos; una plaza Bolívar custodiada por indigentes. Todo esto rodeado por policías y guardias nacionales sin oficio ni ocupación imperiosa que ver pasar los minutos y las horas del reloj. Un centro de San Félix muerto en vida, cuyas historias se difuminan entre el olvido y una casta gubernamental sin sentido del deber. Algo de lo que cuento está más o menos reflejado en las fotografías. Una panadería abierta era lo único disponible a las 5:oo pm en todo el centro este martes. El encierro es total. El abandono ensordecedor. El fuerte oleaje del Orinoco en agosto daba la impresión de la impotencia del río padre ante la crueldad de una gestión pública sin ideas. Entre las tareas de la recuperación de Ciudad Guayana sin duda debe figurar la refundación del malecón de San Félix por el bien de las nuevas generaciones, en tributo a su atardecer."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada